FISIOTERAPIA

 

Los fisioterapeutas trabajan para ayudar a los niños a alcanzar su máximo potencial de independencia funcional a través del examen, evaluación, promoción de la salud y bienestar, y la aplicación de una amplia variedad de intervenciones y apoyos.

Los fisioterapeutas apoyan a los niños en su desarrollo y rehabilitación, promoviendo su independencia, aumentando su participación, facilitando el desarrollo motor y la función, mejorando la fuerza y las oportunidades de aprendizaje del niño.

Esta fisioterapia está basada en responder a las necesidades que requiere cada niño según su patología, por lo que nuestras terapias se caracterizan por:

Fisioterapia respiratoria

La fisioterapia respiratoria  es el conjunto de técnicas terapéuticas que nos ayudan a eliminar las secreciones acumuladas en el árbol bronquial y vías respiratorias altas, mejorar la ventilación y la capacidad pulmonar con el fin de prevenir, curar y estabilizar las afecciones del sistema toracopulmonar. Se trabaja la fisioterapia respiratoria en casos como:

  • Fibrosis quística, asma, bronquiolitis, catarros de vías altas, infecciones respiratorias de carácter recurrente como en el caso de la parálisis cerebral infantil (PCI), bronquitis, hipersecreción bronquial, etc… Se colabora estrechamente con los tratamientos de logopedia para favorecer la coordinación fonorespiratoria y reeducación respiratoria.
  • Se emplean técnicas como: reeducación de la ventilación, desobstrucción y limpieza de vías alta, drenaje bronquial, reeducación de la tos, etc.

Estimulación del desarrollo psicomotriz (Neurodesarrollo)

La estimulación del desarrollo psicomotriz comprende un grupo de técnicas encaminadas a mejorar el desarrollo de las capacidades y habilidades de los niños durante su etapa evolutiva, con el fin de corregir trastornos reales o potenciales en su desarrollo, o para estimular capacidades compensadoras y alcanzar el mayor grado de funcionalidad y autonomía posibles.

Se trabaja la estimulación del desarrollo en aquellas patologías que cursan o están en riesgo de sufrir retraso en el aprendizaje psicomotriz del niño, tales como:

  • Niños prematuros, PCI, enfermedades congénitas, genéticas, enfermedades raras o sin diagnóstico, etc.
  • Junto con el área de Terapia Ocupacional se abarcan estos objetivos conjuntamente.
  • Tras una evaluación inicial se determina en qué fase del desarrollo se encuentra el niño. Las posteriores actividades irán encaminadas a afianzar y estimular la consecución progresiva de hitos en este desarrollo que irá permitiendo la aparición y mejora de nuevas habilidades.

Reeducación de la marcha

Dirigido a todos aquellos niños que por diversos motivos presentan una alteración en la marcha la cual necesita de supervisión o ayuda, ya sea por una patología congénita o adquirida. En estos casos, tras previamente tratar con los distintos métodos la disfunción  y si es preciso, con ayudas técnicas iniciamos un proceso de reentrenamiento de la funciones de la marcha. Así mismo, integrar nuevos patrones y favorecer la autonomía.

Reeducación postural, colaboración con logopedia.

  • Son muchos los niños que por distintas alteraciones sufren de problemas posturales o columna, tras la valoración inicial se determina cuales son los factores que están generando estas tendencias a la deformación. Se pretende devolver a sus tejidos y sistemas la máxima calidad funcional para poder corregir y prevenir dichas alteraciones posturales, sean del tipo que sean, como por ejemplo la escoliosis. El principal objetivo es permitir que el niño se desarrolle con un balance muscular y articular equilibrado.
  • Este tipo de tratamiento favorece a otras terapias que se realizan en el centro: como es el caso de la voz, la deglución, la coordinación motora gruesa y fina y la atención.

Terapia miofascial

Consiste en el tratamiento del sistema fascial. Las fascias son un conjunto de membranas que recubren y envuelven todo nuestro cuerpo, desde los músculos y tendones, hasta el sistema nervioso y los órganos. Debido a las diferentes patologías de base (PCI, retraso psicomotor, enfermedades raras, prematuros, etc.), esta entramada red de colágeno se ve gravemente afectada, limitando muchos movimientos necesarios para un desarrollo adecuado. Es imprescindible su consideración dado que comprende  multitud de funciones y sistemas de nuestro organismo. Por ello es necesario tenerlo en cuenta como parte importante en el ámbito de tratamiento, ya que una alteración en este sistema nos impedirá el correcto funcionamiento de los otros (dificultad para extender una rodilla, estreñimiento, escoliosis, problemas visuales, etc.).

Terapia visceral

Implica todas aquellas técnicas manipulativas de los órganos internos, su objetivo es permitir el adecuado movimiento de los órganos, para que estos tengan un correcto funcionamiento.

La disfunción del sistema visceral, está muy ligado a multitud de procesos como la postura, la marcha o el sistema neurológico, por eso es de vital importancia mantener una óptima salud y permitir así una mayor facilidad para afrontar los procesos metabólicos necesarios para la rehabilitación.

Terapia cráneo-sacral

Son técnicas caracterizadas por devolver al sistema cráneo sacral su normal dinámica y permitir así que el sistema nervioso se encuentre siempre en un estado óptimo de líquidos (liquido cefalorraquídeo) y nutrientes, permitiendo así obtener de él su máximo rendimiento y funcionalidad, algo necesario para poder llevar a cabo todos aquellos procesos neuroquímicos con la mayor eficacia posible. Así pues, es tal la implicación del sistema cráneo-sacral, que nos permite actuar sobre las tensiones propias que puede presentar la medula espinal, las cuales pueden estar generando problemas posturales. Cabe destacar casos como  problemas de escoliosis y otras alteraciones de columna, ausencia de cierre o cierre prematuro de las sutuas craneales.